El consumo de agua caliente con limón es ideal para controlar la fiebre en casos de gripe o resfriados. Este remedio ayuda a aumentar las defensas y reduce la temperatura corporal, ya que aumenta la transpiración.
*Sugerencia Referencial Uso de Producto