Remoja en un recipiente con vinagre tus cubiertos y déjalos ahí por lo menos 30 minutos. Quedarán como nuevos.