Con una mezcla de agua y vinagre blanco en partes iguales, podrás neutralizar olores y desinfectar las zonas más profundas de tu cocina.