Realiza una pasta de vinagre y sal y úsala para frotar la placa de tu plancha y eliminar toda la suciedad.