Remoja los pernos y tornillos oxidados con vinagre blanco Traverso para que sean más fáciles de quitar.