Primero borra cualquier humedad del accidente de tu perro, luego agrega una mezcla de agua con vinagre blanco, luego espolvorea bicarbonato de sodio sobre la mancha y déjalo secar. Aspira el residuo al siguiente día.