Si tienes una lechuga que esta marchita, la solución es lavarla con agua fría y colocarla en un recipiente con abundante agua y un chorrito de vinagre de vino manzana. Deja en el refrigerador por 1 hora y verás como te sorprenden los resultados.