Limpia tus encimeras y déjalas olorosas y relucientes con un paño empapado en vinagre blanco Traverso sin diluir para que el efecto sea inmediato.